EL PILOTO DE CRISTINA

POR: CAMILA MIELE / SENDERO ELEGANTE

FOTOGRAFÍA: LUCAS BAYLEY / SENDERO ELEGANTE

Mariano Recalde heredó de sus padres el amor por la política y la pasión por el peronismo. Su madre militó en la Facultad de Medicina y su padre, el conocido Héctor Recalde, es dirigente peronista y abogado de la CGT hace más de 55 años. Mariano se recibió de abogado con orientación en Derecho del Trabajo y Seguridad Social. En 2009 fue elegido por la expresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, para presidir la empresa estatal Aerolíneas Argentinas, cargo que ocupó durante seis años hasta el 2015.

Mariano afirma que no utiliza mucho las redes sociales: “Las uso, pero hasta ahí. No me llevo mucho, no estoy todo el tiempo encima. Pero es un elemento importante para relacionarse en esta sociedad”. Además, se define como un apasionado hincha de Boca y sostiene que esa pasión le nació naturalmente, no la heredó de nadie: “Mi pasión por el club se dio sola; mi papá es de Boca, pero no es para nada futbolero”.

El expresidente de Aerolíneas Argentinas cuenta cuáles son las obras que más le gustan de Horacio Rodríguez Larreta, la importancia de la unidad de toda la oposición y el rol protagónico que debe tener Cristina Fernández de Kirchner en estas elecciones: “El peronismo no puede ganar sin Cristina”.

*

INFANCIA, EXILIO Y POLÍTICA

Cuando Mariano estaba por cumplir cuatro años, se produjo en la Argentina el golpe de Estado a Isabel Martínez de Perón, que dio inicio a la última dictadura militar en nuestro país: “Mi familia vivió esa época con mucha preocupación y mucho miedo. De hecho, sufrieron persecución, nos tuvimos que ir a vivir a Uruguay un año. No era una familia de esas que no sabía qué pasaba, todo lo contrario, mis viejos militaban los dos. Mi vieja, en la Facultad de Medicina; y mi viejo, su militancia ya conocida. En un momento, estábamos de vacaciones en Villa Gesell, y la hermana de mi mamá nos envió un telegrama que decía ´No vuelvan, llegaron parientes del interior´. Cuando nos dijo ´del interior´ hacía referencia al Ministerio del Interior. Cuando sucedió eso, mis papás decidieron que nos mudásemos al Uruguay un año”.

Es poco común que un chico de tan solo cuatro años le interese la política. Pero Mariano fue la excepción: “Mi primera definición política me la contó mi viejo, yo no me acuerdo. Fue a los cuatro años cuando le pregunté a mi papá: ´¿Es verdad que a los pobres hay que ayudarlos?´. Él me respondió ´sí´ y me dijo, ´¿lo aprendiste en la escuela?´ Y mi respuesta fue ´No, hay cosas que se aprenden en la escuela y hay cosas que se aprenden con los años´”.

Decidió estudiar en el Colegio Nacional Buenos Aires: “Ni mi mamá ni mi papá habían estudiado ahí. En la primaria, algunos de mis compañeros ya querían hacer el secundario en esa institución. Me interesó y cuando fui la primera vez para inscribirme, me impactó y por suerte entré”, recuerda sus inicios en aquel colegio que es un emblema para la educación argentina. Fue allí donde tuvo su primera participación política: “Formalmente mi acercamiento a la política fue en el centro de estudiantes del Colegio Nacional Buenos Aires”.

*

SU GESTIÓN EN AEROLÍNEAS ARGENTINAS

En 2008, con 42 votos afirmativos y 22 votos negativos, la Cámara de Senadores convirtió en ley la expropiación de Aerolíneas Argentinas y Austral. Luego de 18 años de su privatización, Aerolíneas Argentinas volvía a ser estatal. El 16 de julio de 2009, por decisión de Cristina Fernández de Kirchner, Mariano Recalde se convirtió en el nuevo Presidente de Aerolíneas Argentinas.

—En 2009 fuiste designado por Cristina como presidente de Aerolíneas Argentinas, ¿te acordás cómo te comunicaron la noticia?

—Me llamaron por teléfono y me dijeron que la Presidenta quería verme para que me ocupara de Aerolíneas. Pero no sabía en qué tarea quería que desempeñara, pensé que me ocuparía de legales. Ese día fui y conocí a Cristina por primera vez, nunca había hablado con ella. Fue en esa reunión que me comunicó que quería que yo fuera el presidente de Aerolíneas Argentinas, que me hiciera cargo a partir del día siguiente.

—Según datos oficiales, en 2018, hubo en Aerolíneas un récord histórico en cantidad de pasajeros y en puntualidad. La empresa transportó 9,8 millones de personas dentro del país y superó la marca anterior de 9,5 millones alcanzada en 2017. ¿Cómo evaluás ese récord a pesar de que el Gobierno abrió el mercado a las Low Cost?

—Es un record que hay que analizarlo bien. En primer lugar, Aerolíneas crecía a un millón de pasajeros por año. El año pasado, se pasó de 9.5 a 9.8 millones, es decir, se desaceleró ese crecimiento. Hay otro agravante, esa mayor cantidad de pasajeros fue en perjuicio de los ingresos de la empresa que, para poder mantener el crecimiento de pasajeros, aunque menor y más desacelerado, tuvo que vender los pasajes muchos más baratos, a veces, a precios ridículos. Eso conspira contra la economía de la empresa. Por eso, las Low Cost, que no le aportan nada al país, ya que vuelan a las mismas ciudades que los aviones de nuestra línea de bandera, lo único que hacen es compartir la torta con Aerolíneas Argentinas con políticas de competencias salvajes, que también ponen en riesgo la sustentabilidad de Aerolíneas Argentinas, porque la están fundiendo, pero además algunas de estas Low Cost ya comenzaron a irse del país porque no aguantan mantenerse a pérdida en esta economía.

*

LA EDUCACIÓN PÚBLICA COMO BANDERA

“Cambiemos tiene a la educación pública como un gasto”, describe al gobierno de Macri y de Larreta en materia educativa. Mariano es hijo de la escuela pública y de la universidad pública. Allí se formó, se graduó y dio sus primeros pasos en la política. Por eso, se define como un férreo defensor de la educación pública y sostiene que es un pilar fundamental para cualquier país: “Lo primero que le diría a Larreta es que no hace las escuelas que prometió, que no hizo las escuelas que dice que hizo. La población necesita escuelas primero que nada. Le diría que invierta en el sistema educativo y que tenga a la educación como una prioridad, en serio”.

—¿Creés que para el gobierno porteño la educación pública es una prioridad?

—Para este Gobierno, sin ninguna duda, no. El gobierno de la Ciudad hace doce años que gobierna la ciudad más rica de la Argentina, con mayor presupuesto para tener la mejor educación pública del país. Sin embargo, cuando uno analiza el presupuesto ve que, año tras año, se fue reduciendo el porcentaje destinado a la educación. Los colegios se caen a pedazos, no hay vacantes para todos los que quieren ir a la escuela pública y eso que en esta ciudad tenemos el porcentaje más alto de niños que van a escuelas de gestión privada. Si fuera como en otra ciudad, que casi el 100 % va a escuelas públicas, acá tendríamos una faltante de vacantes mucho mayor. Este Gobierno no pudo resolver el problema de las vacantes en la educación pública, no pudo resolver los problemas edilicios en los establecimientos educativos y, además, ahora recorta las becas y las viandas en los colegios.

*

CHARLEMOS DEL PRESENTE

—¿Por qué obra felicitarías a Larreta?

—¿Por qué lo felicitaría? (Piensa) Qué difícil es felicitar a alguien que tiene tanto presupuesto; entonces claro, es fácil hacer cosas. Si vos me preguntás qué cosas están bien, qué cosas me gustan. Sí, el Metrobús me gusta. Que se promueva el uso de las bicicletas, me gusta. Que se construyan viaductos para evitar los pasos a nivel, me gusta. Ahora es una obligación y que no es digno de una felicitación. Es parte de la gestión que está bien y punto.

—En una entrevista que diste en marzo, afirmaste: «Es urgente ganar la Ciudad, si tengo que ser candidato, lo voy a ser con todo gusto». ¿Vas a presentar tu candidatura?

—Lo repito (Risas): Es urgente ganar la Ciudad, si tengo que ser candidato, lo voy a ser con todo gusto. Ahora estamos discutiendo alianzas y no es momento de lanzar candidaturas. Primero, pongámonos de acuerdo y después, vemos quién expresa mejor esa idea que queremos llevar adelante o quién tiene mejores condiciones para ganarle al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

—Las elecciones en la Ciudad y en la Provincia son en simultáneo con las nacionales, ¿creés que Macri puede perjudicar a Larreta y a Vidal?

—No tengo la menor duda de que la imagen desastrosa  de Macri y su pésimo gobierno los va a perjudicar. Vidal y Larreta, por más que intenten separarse y hacerse los distraídos, son parte de este proyecto político, son del núcleo del macrismo.

—¿Cuáles son las razones por las cuáles Cambiemos puede perder la Ciudad?

—Porque han hecho un mal gobierno y porque los porteños están viviendo cada vez peor. Están muy angustiados y preocupados; hoy hay un Gobierno que no solamente les empeoró la vida, sino que además está muy alejado de lo que les pasa. Se nota esa lejanía y la hipocresía de algunos comentarios cuando quieren hacerse los que comprenden lo que le pasa a la gente. No tienen ni idea de lo que le pasa a su pueblo que son los que votan. Por eso, creo que van a perder las elecciones en el país y, muy probablemente, también en la Ciudad de Buenos Aires.

—Participaste junto a Máximo Kirchner, Felipe Solá y Victoria Donda del acto de Pino Solanas «Un gran Frente Patriótico sin exclusiones», ¿la unidad es el único camino para ganarle al Gobierno?

—La unidad es una herramienta importantísima, fundamental. Contribuye a tener una mejor elección y ganarle al macrismo. Siempre creí en la unidad. Los poderosos no necesitan tanta unidad, pero las mayorías populares sí.

—¿Cuál creés que será el papel que va a ocupar Cristina en estas elecciones?

—Va a tener un papel importantísimo. Yo deseo que sea candidata como mucha gente en este país porque creemos que es la persona que tiene más chances de ganar una elección y, además, de hacerse cargo del país en las condiciones en las que va a quedar después de cuatro años del gobierno de Mauricio Macri. Se necesita un Gobierno fuerte, que pueda ordenar las cosas y que pueda hacerse cargo de los problemas que nos va a dejar Macri. Pero cuál será, específicamente, ese papel, no lo sé.

—Si no se presenta, ¿quién te gustaría que sea el candidato? ¿El peronismo puede ganar sin ella?

—No está en mi cabeza esa hipótesis, no la estoy pensando. Si ella define que no quiere ser candidata, bueno ahí me pongo a pensar qué otras opciones puedo elegir. No, considero que el peronismo no puede ganar sin Cristina.


—En abril dijiste: «Si deja Cambiemos, podemos sumar a Lousteau a un gran frente contra Larreta». Hoy un mes después, ¿lo ves cerca del oficialismo?

—Sí, lo veo muy cerca del oficialismo. Nosotros queremos armar un gran frente patriótico sin exclusiones y esto significa que todo aquel que comparte el programa político, las propuestas de este frente, puede entrar. Y en ese marco pueden ingresar Pino Solanas y Victoria Donda. También podrían formar parte los que se anunciaron como precandidatos de Roberto Lavagna: Marcos Lavagna, Matías Lammens y Roy Cortina. Incluso Lousteau va a ser bienvenido en este gran frente, si es que decide irse de Cambiemos y pasar a la oposición. Lo veo difícil por la cercanía que tiene con el Gobierno; todo el tiempo hace propuestas para ayudar a fortalecerlo. Lo que buscamos es cambiar el Gobierno, no fortalecerlo.

—En el balotaje porteño de 2015, decidiste votar en blanco. Si hubieras apoyado a Lousteau, Larreta hubiera perdido la ciudad y, quizá, Macri no hubiera sido presidente. ¿Te sentís responsable de eso?

—Nunca conté mi voto. Lo que decidimos hacer es que la mayor gente posible votara en contra de Larreta. Nosotros les dijimos a nuestros votantes que tenían libertad de acción para votar a quienes quisieran, y eso generó que todos nuestros votantes se inclinaran a votar en contra del actual Jefe de Gobierno en el balotaje de 2015.

—Si el 10 de diciembre te tocara asumir como Jefe de Gobierno, ¿cuál es la primera medida que tomarías?

—Construir escuelas, dejar sin efecto la implementación de ochenta mil parquímetros en la Ciudad que propone Larreta, cuyo único objetivo es molestar y perjudicar a los vecinos. También presentaría un proyecto que derogara el permiso para incinerar basura que propuso Macri, y haría la línea F de subte, votada por una ley en 2001, y que este Gobierno solamente anuncia cada dos años en las elecciones. Todos los años de campaña, anuncian que inician las obras de la línea F del subte, que es la que va desde Constitución hasta Plaza Italia, todavía no han hecho ni un pozo. Larreta y Macri hicieron menos subtes que De La Rúa, menos subtes que Ibarra.

POR: CAMILA MIELE / SENDERO ELEGANTE

FOTOGRAFÍA: LUCAS BAYLEY / SENDERO ELEGANTE

Camila Miele

Submit a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *