LA FUTURA GENERACIÓN DORADA DEL RUGBY

POR JUAN MARTÍN BARREIRO / SENDERO ELEGANTE

Una historia, un equipo y un logro colectivo: los Jaguares llegaron a la  final del Super Rugby, el torneo más importante del hemisferio sur; fueron derrotados por los  Crusaders, de Nueva Zelanda, en lo que fue la mejor participación de la franquicia argentina. Esta derrota no representa un fracaso, sino un logro casi impensado de un plantel argentino y el resultado de una estructura conformada por la Unión Argentina de Rugby (UAR), durante diez años. Pero no lo hicieron solos: el Estado también puso lo suyo. 

 

Jerónimo De La Fuente y Agustín Creevy en la final del Super Rugby.

El deporte de los valores 

En el entorno futbolístico es común escuchar insultos o críticas a los árbitros. No solo en Sudamérica, sino en todo el mundo. Los jueces son el punto central de la polémica con la inclusión del Video Assistance Referee, mejor conocido como VAR. Aunque en  el Rugby tiene otro nombre: TMO (Television Match Official). Tuvo una gran efectividad en todos estos años y jamás ha sido menospreciado o descalificado. Si bien es sencillo dudar de la honestidad y capacidad del árbitro, en el rugby es considerado la autoridad máxima y se la debe tratar con respeto. 

Nigel Owens, el árbitro galés que estuvo al borde del suicidio luego de declararse abiertamente homosexual, es una figura reconocida dentro de este ambiente y fue elegido para dirigir la final del Mundial pasado, en Inglaterra, entre Australia y Nueva Zelanda. «Al final del partido, David Pocock (octavo de los Wallabies) vino, me estrechó la mano y me dijo: `Nigel, gracias por referear este gran partido´. Y pensé: `Dios mío, este tipo perdió una final del mundo y probablemente no tenga ninguna otra chance y lo primero que hizo, después de que sonara el silbato, es venir a agradecerme por el partido´.Solo pensé: `Qué tipo especial y qué juego especial´”. 

Después, también se acercó Jerome Kaino —ala de los All Blacks — y, en lugar de ir a festejar con sus compañeros, lo primero que hizo fue estrecharle la mano a Nigel y agradecerle por referear el partido. Allí lo sorprendió: “Vi tu documental anoche. Fue un programa muy especial y podés estar muy orgulloso de ti mismo, no solo lo que hiciste en la cancha, sino también afuera”. 

“El gesto de esos dos jugadores en la final del Mundial serán los momentos más duraderos”, recuerda el árbitro. 

Nigel Owens, el encargado de dirigir la final del Mundial en 2015

¿Deporte amateur?

El rugby en Argentina no es un deporte 100 % amateur. Los clubes menos profesionales solo logran ingresos a través de los sponsors, pero los jugadores no reciben nada de ese dinero. Por eso, tras el histórico tercer puesto obtenido en el Mundial de 2007, en Francia, la UAR impulsó un proyecto de alto rendimiento, en 2008, a largo plazo y con el objetivo de captar jugadores de todo el país para formarlos en el rugby de elite y prepararlos para cuando les toque jugar en el seleccionado mayor. Debido al apoyo de la Secretaría de Deporte de la Nación, quien destinaba parte de su presupuesto para ayudar e involucrarse en este proyecto, por primera vez el rugby recibía dinero del Estado.  

Asimismo, la UAR logró aprobar el ingreso de Los Pumas en el torneo Tres Naciones (ahora llamado Rugby Championship), en 2012, para competir con las potencias de Nueva Zelanda, Australia y Sudáfrica. Dos años más tarde, logró la confirmación del ingreso de una franquicia al Super Rugby. Por lo tanto, la entidad que representa a este deporte en nuestro país, invirtió mucho dinero en la creación de Jaguares, en 2016. Actualmente lograron financiarla por completo, sin depender de capitales privados y tiene en cuenta las exigencias deportivas, económicas y de infraestructura. Jaguares estaba compuesto mayormente por jugadores provenientes de clubes amateurs, en sus comienzos. 

 

 Jaguares estaba compuesto mayormente por jugadores provenientes de clubes amateurs, en sus comienzos. 

 

Después del ingreso de la franquicia argentina al Super Rugby, la UAR adoptó una política “proteccionista”:solo pueden jugar en Los Pumas aquellos jugadores que forman parte de los Jaguares u otro equipo del hemisferio sur. A la entidad le parece central fortalecer a los Pumas con un plantel estable y con un mismo estilo de juego;  además, el calendario europeo no es muy compatible con el del seleccionado argentino. Por eso se les hace muy difícil poder competir con Los Pumas.

“Los Pumas son Los Pumas cuando juegan los mejores jugadores argentinos, pero entiendo la decisión de la UAR porque sé que está atravesando por una transición de un amateurismo absoluto al profesionalismo”, dice Marcelo Loffreda, quien dirigió al Seleccionado por siete años y consiguió el tercer puesto en el Mundial de Francia. “Esta nueva etapa profesional le dio a los jugadores mayor aptitud, que es importante  para jugar con el resto de las potencias de una manera más equilibrada en cuanto a velocidad y sostenimiento de ritmo. Pero tampoco podemos distraernos y olvidarnos de la actitud. Como equipo competitivo siempre nos hemos basado en algunas cuestiones básicas, como la disciplina, que nos ha dado buenos resultados y, gracias a ella, jugamos con un nivel distinto y superior”, agrega Loffreda. 

Actualmente, la UAR decidió que los jugadores argentinos que juegan por fuera del hemisferio sur puedan volver a ser Pumas de cara al próximo Mundial.

Marcelo Loffreda entrenador de los Pumas durante la Copa del Mundo de 2007. 

Alex Caniza, periodista deportivo especializado en rugby, habló con Sendero Elegante sobre la actuación de los Jaguares y que les depara a futuro: “La llegada de los Jaguares a la final del Super Rugby fue, sin lugar a dudas, un hecho que quedará en la historia del rugby argentino. Es complicado mantener este gran nivel por la plataforma y las bases de jugadores que hay en el país. Jaguares y los Pumas son prácticamente los mismos jugadores, lo que genera un desgaste distinto comparado a las otras selecciones”. Asimismo, agregó: “Que los Pumas, Jaguares y otros jugadores sean profesionales es muy importante a nivel selecciones para tener competencia internacional, aunque con el mundial que se viene va ser complejo para la Argentina jugar 7 partidos por el desgaste, principalmente porque los jugadores que van al Mundial son los mismos que vienen de jugar todos los partidos de Super Rugby. Hoy Argentina está décimo en el ranking mundial, por lo tanto no es muy alocado pensar a los Pumas en una final del mundo, tal vez en años anteriores hubiese sido más una proeza que parte de un proyecto”. 

Sumado a esto, contó la importancia de los valores dentro del deporte: “Los valores, sin dudas, es lo más importante que tiene el deporte, particularmente en el rugby, estos cambian el diseño del juego que lleva a que los jugadores sean solidarios y les importe más el compañero que ellos mismos. Cuando los valores del sacrificio, entrega y compañerismo están transmitidos en una cancha hay un valor agregado que no lo tiene ningún otro equipo”.

“El rugby argentino está muy dividido en lo que es profesional y amateur, tiene una base de jugadores a nivel técnico muy importante, pero queda muy relegado el rugby amateur del profesional y es un trabajo que se debe todavía la UAR. De todas maneras, la Argentina tiene un futuro prometedor no solo en el rugby sino en todos los deportes donde tienen un proyecto sólido y firme”, finalizó Caniza.

Néstor Kirchner y Cristina Fernández, junto con el seleccionado nacional de rugby en la Casa de Gobierno, en 2007.

El Presidente de la Nación, Mauricio Macri, con los Jaguares en la quinta de Olivos. Ambos casos muestran que el deporte puede desarrollarse sin grieta.

En definitiva, para aquellos que no están muy familiarizados con el rugby,  hay un ejemplo que explica qué significa el logro de Jaguares: es como si la Confederación Argentina de Basquetbol formara un equipo solamente de jugadores argentinos (porque lo que se busca es impulsar el desarrollo del deporte local), lo pusiera a competir en la NBA, la liga más importante del mundo, y en solo cuatro años esta franquicia alcance las finales por el anillo. 

El ex capitán de Los Pumas y hooker de los Jaguares, Agustín Creevy, dejó clara su perspectiva a futuro: “No nos podemos quedar con esto porque sabemos lo duro que se viene el próximo semestre. Tuvimos una muy linda temporada que nos da una linda inyección anímica para el Personal Rugby Championship y luego para el Mundial”. 

De esta manera, el rugby argentino comienza a ganar prestigio a nivel mundial y puede afrontar torneos de renombre internacional, como el Rugby Championship (que está en disputa, actualmente) y el Mundial de Japón, que será entre septiembre y noviembre de este año.

 

POR JUAN MARTÍN BARREIRO / SENDERO ELEGANTE

 

ARTE: ROCÍO BELÉN PÉRSICO / SENDERO ELEGANTE


 

 

 



Juan Martín Barreiro

Submit a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *