¿QUÉ HERENCIA DEJA MACRI?

CAMILA MIELE

 

«Quiero que me juzguen por si pude o no pude reducir la pobreza», dijo Mauricio Macri en el 2016. Lejos de dejar un país con pobreza cero, según el nuevo informe de la UCA, seis de cada diez chicos son pobres. Alberto, en una de sus propuestas centrales, asegura que va a trabajar por una Argentina sin hambre y cuenta con el apoyo de personalidades destacadas del espectáculo como Marcelo Tinelli y la cocinera Narda Lepes, entre otros.

 

El economista Santiago Bulat, en diálogo con Revista Sendero, sostiene que el nuevo Gobierno debe poner el foco en la población más joven, de cero a diecisiete años: “Lo primero es ayudar a este sector que hoy no cubre sus necesidades básicas con medidas como la Asignación Universal por Hijos (AUH) o con la tarjeta alimentaria que va a impulsar Alberto desde el Ministerio de Desarrollo Social”.

 

La primera reunión del Consejo contra el Hambre fue encabezada por Alberto Fernández, su ministro de Desarrollo Social Daniel Arroyo, Victoria Tolosa Paz, que estará al frente del Consejo Federal de Políticas Sociales, y varios famosos y sindicalistas.

Solo 2 de las 20 promesas fueron cumplidas

 

La pobreza no fue la única promesa que Macri no cumplió. De todo lo que propuso en su campaña del 2015, solo dos ideas llevó adelante en su totalidad. ¿Fue por la pesada herencia que recibió? ¿O porque sus políticas no fueron las acertadas? 

 

«De todo lo que propuso en su campaña del 2015, solo dos ideas llevó adelante en su totalidad».

 

La primera promesa cumplida fue extender la Asignación Universal por Hijo e incluir a los hijos de monotributistas, que generó más de 400.000 beneficiarios. Y la segunda fue impulsar la Ley del Arrepentido, sancionada en 2016 en el Congreso Nacional.

 

“Yo me comprometo a construir los 3 mil jardines de infantes que faltan”, afirmó Macri el día del debate con Daniel Scioli. Luego de asumir, hubo un cambio de meta y pasaron a decir que iban a realizar 10 mil aulas, pero lo cierto es que tampoco se cumplió. Según datos del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación, en estos cuatro años se construyeron 2.080 salas, el equivalente a 742 jardines.

 

En el debate presidencial del 2015 de cara al balotaje, Mauricio Macri hizo la presentación formal de sus principales propuestas, de las cuales solo cumplió el 10% en sus cuatro años de gestión.

La inflación, era la otra gran enemiga del gobierno de Cambiemos. En el 2015, se los veía seguros de que iban a poder resolver este problema que afecta al país desde hace décadas. “La inflación es la demostración de tu incapacidad para gobernar”, sostuvo Macri en una entrevista, previo a ganar las elecciones que lo consagraron como presidente. Según el INDEC, en el 2016 la inflación fue del 40,9%, en el 2017 se vio una mejora y el año cerró en 24,8%, pero en el 2018 volvió a dispararse y llegó al 47,6%, y este año terminará por encima del 40%.

 

“En mi gobierno, los trabajadores no van a pagar impuesto a las Ganancias”, fue otra de las promesas estrella. En diciembre de 2015, 1,2 millones de trabajadores lo pagaban. En agosto de 2019 (último dato oficial publicado) la cifra era de 2,4 millones de trabajadores. Hoy, el doble de trabajadores pagan Ganancias. 

 

«En comparación con el año 2015, hoy el doble de trabajadores paga impuesto a las ganancias». 

 

Los índices de empleo, fueron otro de los indicadores que el oficialismo empeoró con respecto al gobierno de Cristina. “Hay que crear trabajo, cuidando los que tenemos, esto significa cuidar nuestras PyMEs, nuestros pequeños productores”. En Argentina el sector privado perdió 157 mil puestos de trabajo con respecto al 2015.

 

La última propuesta de campaña fuerte fue la de los créditos hipotecarios. El presidente se comprometió en el 2015 a trabajar para que los argentinos y las argentinas puedan acceder a tener su casa propia: “Vamos a poner en marcha un millón de créditos hipotecarios a 30 años”. Lo cierto es que hasta septiembre de este año, se entregaron 133 mil líneas de crédito, es decir, solo el 13% de lo que había prometido.

 

De sus promesas centrales, incumplió el 90 %. ¿Pero qué herencia deja? Charlamos al respecto con Santiago Bulat.

El presidente en estos cuatro años incumplió el 90% de sus promesas. Fuente: Chequeado.

 

Macri y la economía que no pudo encaminar

 

—¿Qué Argentina deja Macri en términos económicos?

Santiago Bulat: Deja una economía complicada, sin acceso al financiamiento externo, con déficit fiscal y una deuda muy alta. Lo positivo es que deja un mercado externo mejor al del kirchnerismo, con un tipo de cambio alto, con más reservas, menos distorsión en precios relativos y la recuperación de las estadísticas del INDEC.

 

Santiago Bulat, economista y maestrando en Finanzas, afirma: “En el gobierno de Cambiemos fueron muy sobradores de lo que podía pasar y no coordinaron la política fiscal con la política monetaria, lo que llevó a que en algún momento todo estalle, como sucedió en el 2018”.

 

¿Alberto Fernández puede repuntar la economía como lo hizo Néstor Kirchner durante su gobierno? Para empezar, el contexto es distinto. Hoy el precio de los commodities —materias primas— no es alto como en aquella época. Entre el 2003 y 2013, los precios récord que alcanzaron los commodities agrarios, en particular la soja, permitieron al gobierno kirchnerista triplicar las reservas en dólares en el Banco Central y ayudaron a cuadruplicar el Producto Bruto Interno (PIB). Santiago Bulat alega al respecto que “como país no podemos hacer nada para que suba el precio de las commodities porque es una cuestión 100% externa, donde Estados Unidos y Brasil tienen la mayor injerencia. Va a depender más de lo que hagan estos dos países, que de lo que pueda hacer Argentina. Por eso, cuando el precio de la soja está bajo, lo que tienden a hacer nuestros dirigentes es devaluar para compensar el poco ingreso que viene de afuera”.

 

La deuda es otra pesada herencia que deja Macri, aunque en su primera y única cadena nacional que hizo el pasado jueves 5 de diciembre argumentó que dos de cada tres pesos que tomó su gobierno de deuda fueron para pagar vencimientos de deudas de gobierno anteriores. ¿Es real esto? “Es real que la deuda que se ha tomado es para financiar déficit y para pago de deuda anterior. Lo que no dicen es que eso lo hacen todos los gobiernos. Ningún gobierno toma deuda y la paga solo en su mandato. El gobierno de Cristina dejó 12.040 millones de dólares de deuda y Macri deja 70 mil millones de dólares más. En términos netos creció la deuda y es el dato más relevante”, analiza el economista Bulat.

 

«El gobierno de Cristina dejó 12.040 millones de dólares de deuda y Macri deja 70 mil millones de dólares más».

 

—¿Cuántas reservas tiene Argentina ahora y cuántas tenía en el 2015?

Santiago Bulat: Tiene aproximadamente 12 millones de dólares de reservas netas. En cambio, en el 2015 las reservas netas eran negativas. La dificultad de hoy es que los compromisos de pago son mayores.

 

—En Presidente en la cadena nacional dijo que gracias a que los argentinos ahora pagan alrededor del 80% de sus facturas (antes pagaban el 15%), Argentina volvió a exportar gas y este año vamos a alcanzar equilibrio en la balanza energética. ¿Son verídicos estos datos?  

Santiago Bulat: Sí, Argentina volvió a exportar gas después de muchos años. Uno de los mayores problemas que dejó el kirchnerismo fue la balanza energética desequilibrada, tuvimos que importar gas y había muchos cortes de luz. No sé cómo el gobierno de Alberto va a resolver el gran desafío en el que se meten: incentivar a Vaca Muerta, pero sin aumentar el precio de las tarifas para los usuarios. Esto se puede hacer en un contexto en donde el Estado tenga la plata para subsidiarlo, pero hoy hay déficit, así que van a tener que buscar los ingresos de algún lado para lograr subsidiar a las empresas y que éstas puedan invertir.

 

«Argentina volvió a exportar gas después de muchos años. Uno de los mayores problemas que dejó el kirchnerismo fue la balanza energética desequilibrada. Tuvimos que importar gas y había muchos cortes de luz».

 

7 de diciembre: la despedida

 

El pasado sábado 7 de diciembre, frente a una multitud en la Plaza de Mayo, Mauricio Macri se despidió en un discurso que duró menos de diez minutos. La sorpresa fue que lo hizo acompañado de Miguel Ángel Pichetto, su candidato a vicepresidente, y no de Gabriela Michetti, quien sí fue su vice durante los últimos 4 años. “Le quiero decir al presidente electo (Alberto Fernández) que él puede confiar en que después de mucho tiempo va a encontrar una oposición constructiva y no destructiva”, fueron una de sus palabras. ¿Se transformará en el líder de la oposición? ¿Qué rol tendrá Horacio Rodríguez Larreta, el dirigente que más porcentaje sacó dentro de Cambiemos? Lo que está claro es que este año no fue el mejor para el presidente saliente: luego de perder las elecciones nacionales, su espacio sufrió una dura derrota en el Club Atlético Boca Juniors y pierden el poder después de 24 años. Al final se quedó sin el bastón y sin la pelota.

 

“Gracias a los que integramos Juntos por el Cambio. A mi mujer por estar siempre. A mis hijos y a Miguel (Pichetto), que llegó al final y se ha transformado en un valuarte”, reivindicó Macri a su compañero de fórmula en su acto de despedida.

 

“Hasta pronto, porque esto recién comienza. Los amo con locura. Gracias, gracias, gracias, gracias”, terminó su discurso el sábado Mauricio Macri. ¿Será un hasta pronto o un adiós? ¿Podrá convertirse en el líder de la oposición después de haber encabezado un gobierno con resultados tan pobres? ¿Cómo lo recordará la historia?

 

A partir del 10 de diciembre, Alberto Fernández tendrá que revertir este difícil presente que atraviesa la Argentina, donde deberá mostrar mejoras en el corto plazo, porque todo parece indicar que la luna de miel del nuevo gobierno no durará tanto.

 

CAMILA MIELE

Camila Miele

Submit a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *