El Lobo de Barcelona

POR JUAN MARTÍN BARREIRO / SENDERO ELEGANTE

 

En la pasada Copa América, el futbolista argentino Lionel Messi fue unos de los principales protagonistas, no sólo por ser el mejor jugador del mundo, sino por sus polémicos dichos contra la Conmebol luego del partido de semifinal frente a Brasil. El astro argentino trató de corruptos a la Confederación Sudamericana de Fútbol y acusó al organismo de armar la competición para el anfitrión. Sin embargo, resaltemos que “la Pulga” estuvo involucrado en denuncias judiciales que, por mucho tiempo, lo tuvieron bajo investigación de las autoridades fiscales españolas por evasión de impuestos y blanqueo de capitales. 

 

En 2013, el jugador argentino, junto con su padre Jorge Horacio Messi, fueron acusados por la Fiscalía de Barcelona de tres delitos contra la hacienda pública (en los años 2007, 2008 y 2009) por evadir un total de 4,2 millones de euros en la facturación de sus derechos de imagen. El fraude se centró en compañías offshore establecidas en paraísos fiscales ubicados en Belice y Uruguay. Asimismo, la Justicia española comprobó que parte la operación consistía en ceder los derechos de imagen a sociedades instrumentales en Uruguay y el Reino Unido, las cuales son jurisdicciones de conveniencia; es decir que operan como paraísos fiscales para formalizar contratos de patrocinio, licencia y prestación de servicios. De esta manera, la familia Messi habría diseñado un sistema administrativo escabroso  para eludir el pago de impuestos durante años, en donde utilizaban centros financieros offshore establecidos en jurisdicciones con un nivel impositivo muy bajo (paraísos fiscales) con el objetivo también de obtener el secreto bancario.

 

Como consecuencia de esa investigación, en 2016 Lionel Messi y su padre Jorge Messi fueron condenados a 21 meses en prisión por evadir al fisco, pero al ser una condena inferior a los dos años y al carecer de antecedentes penales, la audiencia de Barcelona decidió suspender el ingreso a la cárcel y, a cambio, el crack argentino debió pagar dos multas: una de 255.000 euros y otra de 180.000 euros.

 

Panama Papers 

 

Entre 2015 y 2016, la revelación de los Panama Papers sacudió el sistema financiero offshore con la aparición de documentos confidenciales de la firma de abogados panameña Mossack Fonseca, los cuales contenían información financiera de individuos ricos y funcionarios públicos de todo el planeta que, previamente, habían sido mantenidos en secreto. Muchas de las empresas fantasmas de Mossack Fonseca fueron utilizadas con fines ilegales, como fraude, evasión de impuestos y evasión de sanciones internacionales. La firma reveló detalles sobre una serie de élites globales en las que estaba involucrado Messi.

 

El destape de los Panama Papers permitió saber  que el futbolista del Barcelona y su padre, quienes ya habían estado bajo investigación en España por el uso de empresas offshore, eran dueños, además, de otra compañía de estas características llamada “Mega Star Enterprises”, con sede en Panamá. Luego de revelarse esta información, la familia Messi negó haber tenido fondos, movimientos o cuentas bancarias abiertas y manifestó que la compañía estaba inactiva. Sin embargo, nuevos documentos, entre los que había intercambios de mails entre Mossack Fonseca e intermediarios uruguayos que contrató la familia Messi para gestionar la sociedad, revelaron que “Mega Star Enterprises” se encontraba activa. A fines  de junio de 2016, Mossack Fonseca emitió un reporte de actividades sospechosas y decidió renunciar como agente de registro de la offshore, lo que generó fuertes reclamos de los Messi. “La familia Messi está confundida y se ha irritado tener que enterarse por la prensa de acciones unilaterales de Mossack Fonseca. Es increíble pensando en el tremendo daño irreparable que nos ha causado este bufete”, manifestaron los representantes uruguayos, contratados por los Messi. El escándalo por ahora parece no haber terminado ya que la compañía continúa activa. 

 

¿Fundación ilícita? 

 

Pero estos problemas no les ocurren únicamente en Europa. Los Messi en Argentina también se encuentran con una situación comprometida. Aquí fueron denunciados por supuestas actividades ilegales en la Fundación Leo Messi que se habrían realizado en Argentina y España. La denuncia la presentó Federico Rettori, un ex empleado de la fundación. Y, ante la Audiencia Nacional de España pidió que se investiguen posibles irregularidades. La fundación se encargaba de recaudar dinero de particulares o empresas para destinarlo a acciones sociales con fines de ayudar a los más necesitados, pero estos fondos eran destinados a cuentas offshore con la intención de volver a engañar al fisco español y al argentino.

 

Rettori, en diálogo con Sendero Elegante, habló sobre esta cuestión: “La denuncia la hago mucho tiempo después de que terminé de trabajar en la fundación, cuando tomé conciencia de que si realmente no denunciaba, nada iba a cambiar, todo se iba a mantener oculto o tapado y las ayudas que deberían ir a la gente que más lo necesita se pierden en el camino porque no hay controles eficaces en las fundaciones. Entonces, lo que hacen es utilizar a estas instituciones como espacios opacos para desviar fondos, ocultar ingresos y para fines muy lejanos a los que deberían tener estas instituciones: ser fundaciones con fines totalmente solidarios, sociales y sin fin de lucro”.

 

Asimismo, contó por qué se acercó a trabajar a la fundación y las razones por las que decidió irse: “Soy un trabajador humanitario y siento una misión en ser solidario y ayudar a los demás para tener un mundo mejor. Lo siento como una vocación y, por ese motivo, decidí trabajar en la Fundación Messi con la posibilidad de poder ayudar a mucha gente y desarrollar proyectos en todo mundo. Me fui al ver que el dinero realmente no se invertía en proporción a los ingresos multimillonarios que habían tenido”. 

 

“Denunciar a Messi no es muy popular, pero lo hago para que las cosas cambien. Me parece vergonzoso que gente que lo tiene todo utilice estas instituciones para desviar dinero, ocultar ingresos y lo peor de todo es que engañan a la sociedad haciéndoles creer que están logrando una labor social ejemplar, cuando en realidad la mayoría del dinero es desviado con fines privados. Me parece muy cruel jugar con la buena voluntad de la gente y la sociedad”, sentencia Rettori. 

 

Ante esta posible evasión de impuestos y desvió de dinero a paraísos fiscales, aun el jugador argentino no está imputado. La denuncia no fue ratificada, ya que Rettori reside en Mallorca, por lo tanto el juez no tomó ninguna medida hasta que el denunciante se presente y aporte más datos. 

 

Los delitos fiscales se han convertido en una moda para los futbolistas de elite, pero Messi no es el único involucrado. Jugadores reconocidos mundialmente como Cristiano Ronaldo, Diego Costa y Gerard Pique, por nombrar algunos, marcaron tendencia en hacer sencillo el arte de evadir a la hacienda pública. Estos deportistas son un ejemplo para muchos, por eso es importante que se asuman las consecuencias correspondientes a través de la Justicia. Así, las futuras generaciones podrán seguir sus ejemplos y manejarse de una manera más ordenada.

 

POR JUAN MARTÍN BARREIRO / SENDERO ELEGANTE

Arte: María Belén Pérsico

 

Juan Martín Barreiro

Submit a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *