DIRECTOR DE JUVENTUD DE VIDAL: “ES UN ERROR CRITICAR A LA GENTE QUE NO NOS VOTÓ”

POR CAMILA MIELE

 

«Cuando un joven participa en política, lo que cambia es ese joven. Cuando muchos jóvenes participan en política, lo que cambia es la política», es una de las frases preferidas de Nicolás Bari, actual Director de Juventud del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires. Nació en el barrio de Palermo, es fanático de Argentinos Juniors y recuerda su infancia rodeado de amigos y de familia: «De chico no era tanto de jugar a la PlayStation, sino más bien de jugar al fútbol e ir a la cancha a ver al `Bicho´». 

 

Nicolás Bari es politólogo recibido en la UBA y desde el 2015 es el Director de Juventud del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires.

 

A los 18 años (2009), comenzó a estudiar Ciencias Políticas en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y a trabajar en el Gobierno de la Ciudad: «Me di cuenta de que la única herramienta que sirve para transformar realmente la realidad es la política, a través de sus instituciones formales», dice sobre sus primeros pasos en la universidad. Luego se sumó a la Fundación Pensar, usina de ideas que tiene el Pro, donde debatían estrategias que luego el gobierno de Mauricio Macri llevaría adelante en muchas políticas públicas nacionales.

 

«La provincia de Buenos Aires es muy grande; tiene la dificultad de tener que estar en cada municipio para poder conocer las problemáticas de cerca», dice Nicolás, quien viaja frecuentemente a varios municipios de la Provincia para llevar adelante su gestión de gobierno. Si bien le gustaría continuar involucrado en lo público, está convencido de que no puede pensar la política en términos de cargos, sino que tiene que pensarla en términos de ideas o temáticas: «Siempre me gustó el área social, en general, y el de juventud, en particular. Me gusta trabajar para ayudar a jóvenes que están en situación de vulnerabilidad, que son generacionales a uno, pero que no tuvieron las mismas oportunidades».

 

La universidad pública, los jóvenes y la política

 

«Lo que te da la universidad pública es la capacidad crítica de poder interpretar la realidad; la libertad de poder criticar lo que para mucha gente ya fue dado, los politólogos tenemos esa capacidad», alega y sostiene que aún no hay una integración total de las clases populares en las universidades públicas, que ese es el desafío que se tiene por delante a la hora de pensar políticas públicas: «Las universidades del conurbano han ayudado a la integración, y le han quitado clase trabajadora a la UBA porque el pibe de La Matanza ya puede estudiar ahí. La UBA está tendiendo a volver a ser `clase mediera´ y está quedando como la universidad de los porteños».

 

Nicolás asegura que, en los últimos años, los partidos políticos han incorporado bastantes jóvenes en decisiones claves, pero no cree que ellos tengan un rol marcado en la política porque gran parte de lo que tienen que hacer es cuestionar y cambiar los estándares de los partidos políticos: «La generación de quienes teníamos entre siete y doce años en el 2001 vimos implosionar el país y eso nos dio aún más ganas de participar en la política. Somos quienes creemos realmente en las instituciones como herramienta de transformación». 

 

¿Por qué la mayoría de los jóvenes suelen apoyar al Frente de Todos?

 

—Siento que los jóvenes suelen apoyar a la oposición del momento. Hay muchos que nos votaron en el 2015, pero hoy siendo oficialismo no nos acompañan. El joven argentino tiene una conciencia crítica muy fuerte.

 

«El joven argentino tiene una conciencia crítica muy fuerte».

 


Nicolás está convencido de que “los jóvenes argentinos tienen una conciencia crítica muy fuerte”, lo que hace que tiendan a inclinarse por “la oposición del momento”.

 

Políticas públicas juveniles en la Provincia

 

«Hemos aumentado más del 75% la institucionalidad de políticas públicas para los jóvenes en la Provincia. Cuando llegamos, el área de juventud prácticamente no existía. Solo se dedicaba a unos eventos deportivos y electoralistas. Había sesenta direcciones municipales de juventud, hoy hay 105», dice Nicolás, quien está por cumplir cuatro años a cargo de la Dirección de Juventud bonaerense. Cuando le tocó asumir, “estaba vacía de políticas públicas, de insumo y de recursos humanos”. Sostiene que tenían bien en claro que su principal objetivo de gestión era gobernar para cuatro millones de jóvenes, independientemente de sus ideologías políticas: «Trabajamos con todos los municipios, sin importar el color político del intendente. Sé que esto no es común; hemos tenido una madurez política en estos cuatro años en materia de juventud».

 

Junto a la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, tomaron la decisión de realizar la primera encuesta provincial de juventud, financiada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). “Todas las encuestas fueron presenciales y se hicieron en los 135 municipios bonaerenses», agrega.

Ese fue su punto de partida; al finalizarse la encuesta pudieron saber cuáles eran las principales problemáticas que sufrían los jóvenes en la provincia. Una de ellas era el desempleo juvenil. En el 2015, rondaba el 35% y había un 55% de empleo precario. Otro gran eje era la salud sexual y reproductiva, el uso del preservativo y las enfermedades de transmisión sexual, y la prevención de adicciones.

«Creamos por primera vez un programa de centros juveniles, que contempla la franja etaria de 14 a 29 años con presupuesto propio, donde tenemos 135 espacios conveniados con direcciones municipales de juventud, donde los pibes se pueden formar. Generamos espacios intermedios donde los jóvenes pueden ir, solucionar sus principales problemáticas y promover sus derechos.  También hicimos consejerías integrales de la juventud donde pueden hablar con psicólogos de manera privada sobre las problemáticas más sensibles como bulimia y anorexia. Son ámbitos que no existían y hoy existen», describe como una de las principales políticas que se llevaron adelante en su gestión.

 

Otro avance importante que se logró para los jóvenes que viven en la Provincia en estos últimos cuatro años fue la creación de dos «Centros Integrales de la Juventud», espacio con canchas de fútbol y nuevas tecnologías, y la puesta en marcha de la «Tarjeta joven», que tiene como principal objetivo fomentar los consumos en las pequeñas y medianas empresas del interior de la Provincia y, además, los chicos que vienen a estudiar a Buenos Aires desde el interior, tienen un 25% descuentos en los viajes de larga distancia.

 

¿Cómo calificarías a la gobernación de Daniel Scioli?

 

—Cuando asumimos, no nos dejaron plata para pagar el aguinaldo y en el depósito de Desarrollo Social había solo tres colchones. El Estado en el que quedó la provincia de Buenos Aires en términos de deuda, de recursos y políticas públicas fue muy pobre. Tengo una distinción en términos de calidad de lo que fue el gobierno de Cristina y el de Scioli. El gobierno de Scioli fue realmente muy malo, en cambio, del de Cristina rescato algunas políticas públicas a favor de los jóvenes como el matrimonio igualitario, las becas Progresar o la Asignación Universal por Hijo. Scioli tuvo una protección mediática que lo ayudó muchísimo para que pudiera hacer su carrera presidencial.

 

» Tengo una distinción en términos de calidad de lo que fue el gobierno de Cristina y el de Scioli. El gobierno de Scioli fue realmente muy malo, en cambio, del de Cristina rescato algunas políticas públicas a favor de los jóvenes».

 

Bari cuenta que el exgobernador bonaerense Daniel Scioli dejó “muy pobre a la Provincia en términos de deuda, de recursos y políticas públicas”.


La Provincia que viene

 

¿Con qué provincia se encontraron y cuál deja María Eugenia Vidal luego de cuatro años de gobierno?

 

—Hoy existe una carrera administrativa para empleados públicos, cerramos la paritaria docente y los chicos tienen inglés desde primer grado. El Servicio Alimentario Escolar (SAE) cuando llegamos era de 6 pesos, hoy es de 30 pesos, es decir, un 500% más. Se mejoraron 106 guardas y llegó el SAME; tenemos el programa “El Estado en tu Barrio”, que lo que hace es eliminar a los punteros políticos que antes eran los intermediarios de los programas que tenía el Anses y el Gobierno nacional. Se han hecho más de 2000 kilómetros en las rutas provinciales. En términos de juventud, el principal avance que hicimos fue haber incorporado a los pibes como sujetos de derechos de la política pública.

 

—¿Qué lectura hacés del resultado de las PASO?

 

—El principal problema fue la economía. Hubo algunos errores que se cometieron desde el punto de vista macroeconómico que hicieron que todo lo demás quedara a un segundo plano. Es un error criticar a la gente que no nos votó, en este tiempo que queda de campaña debemos llevar medidas paliativas y explicar hacia dónde va el modelo económico que nosotros pensamos para la Provincia.

 

—¿Hablaste con Vidal después del 11 de agosto? ¿Cómo es tu relación con ella? 

 

—Tenemos reuniones de seguimiento, la gobernadora está más fuerte que nunca. Ella tiene empuje, recorre todos los días distintos municipios y está con la gente. En estos momentos, es más de escuchar que de comunicar. Siempre estuvo muy cercana, pero ahora está enfocada en poder entender lo que pasó y mejorar. No hay que tenerle miedo a la derrota, no hay que tener miedo a salir del Estado y volver a militar desde las bases, a reencontrarnos con la gente y con las ideas que nos incorporaron a la política, con el objetivo de volver mejores y más capacitados. Y si nos toca continuar, tenemos que escuchar a la gente para poder hacer un segundo gobierno mucho mejor de lo que fue el primero.

 

«La Gobernadora está más fuerte que nunca».

 

—Si los resultados de las PASO se repiten, Axel Kicillof será el próximo gobernador. ¿Qué opinión tenés de él?

 

—No sé cuánto conoce realmente la provincia de Buenos Aires, eso me genera dudas. Hace poco le preguntaron por la seguridad y respondió «eso es responsabilidad del Gobierno Nacional», cuando la Provincia tiene la Policía Bonaerense. En términos generacionales, es un pibe que viene de la militancia juvenil, de la universidad pública y en su momento ha promovido alguna política pública a favor de los jóvenes; sé que estuvo cerca del Progresar. Estoy seguro de que María Eugenia Vidal es mucho mejor candidata, pero si le toca a Axel comandar los destinos de la Provincia, ojalá que le vaya muy bien porque si le va bien a él, nos va bien a todos los bonaerenses. Si nos toca ser oposición, lo haremos de una manera responsable y acompañando lo que creamos mejor para los 16 millones de bonaerenses.

 

«Estoy seguro de que María Eugenia Vidal es mucho mejor candidata, pero si le toca gobernar a Axel ojalá que le vaya muy bien».

 

—¿Hubo algún proyecto que te hubiera gustado llevar adelante, pero por falta de tiempo no pudiste?

 

—Por una cuestión de densidad demográfica, la gestión se focaliza sobre todo en los veinticuatro municipios del conurbano y en las seis ciudades cabeceras del interior. Pero la Provincia tiene un total de 135 municipios; por eso, hacia adelante, tenemos que trabajar para lograr implementar políticas públicas de juventud de manera simultánea en todos los municipios. También me hubiera gustado poder lograr un programa de gobierno que fomente el arraigo de los jóvenes del interior en sus ciudades para que no tengan que desplazarse para crecer profesionalmente.

 

—¿Qué mensaje le querés dejar a los jóvenes?

 

—Siempre tengan capacidad de poder criticar a los funcionarios e interpelar las situaciones que se les han dado. Que innoven, que tengan proyectos, que nunca se queden con un «no» como respuesta, que sigan adelante y que se animen a participar en la vida pública. Además, les quiero decir que hoy en la provincia de Buenos Aires existe un área de juventud consolidada que diseña, implementa y trabaja todos los días para que sus derechos sean promovidos. 

 

POR CAMILA MIELE

FOTOS: LUCAS BAYLEY

Camila Miele

Submit a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *