Los clubes tienen que dejar de defender machirulos

POR: FRANCISCO BLASSON

 

El caso de Jonatan Cristaldo expuso una gran deuda en el entorno del fútbol y de los clubes. El delantero de Racing recibió una denuncia por violencia de género de su mujer el pasado 28 de noviembre luego de que la golpeara mientras discutían por los mensajes que Cristaldo le había enviado a otra mujer. El delantero le arrojó una botella de agua, la arrastró por el piso y luego la golpeó en la cara. El hecho ocurrió el sábado y Morella de Las Heras, pareja del jugador, recurrió a la justicia el jueves siguiente al hecho, junto a un video que mostraba los moretones que le dejó el ataque. A Cristaldo le dictaron una orden perimetral de 300 metros por un período de 150 días y a la víctima, como vive en Zona Norte, se la incluyó dentro del sistema de “Alerta Tigre”, el cual le otorgó un botón antipánico.

 

La hija de Morella de Las Heras, de dos años y siete meses, contó el incidente en el colegio y ese fue el disparador para realizar la denuncia.

 

¿Qué pasó con el delantero en el club? Racing informó que el jugador recibiría una licencia de cinco días, repudió los hechos y se comprometió a desarrollar un protocolo de prevención y actuación en casos de violencia de género. El comunicado tuvo poco efecto: diez días después de la denuncia el jugador volvió a las canchas para los dos partidos que quedaban de la temporada, ingresó en el segundo tiempo de la derrota 1-0 ante Lanús, y jugó la final del Trofeo de Campeones, que el equipo de Avellaneda le ganó a Tigre por 2-0. Durante el receso y con la apertura del mercado de pases, desde Racing y el entorno del jugador decidieron que lo mejor es que Cristaldo emigre. El destino que sonó más fuerte fue el Goiás de Brasil, pero el pase nunca se concretó. El delantero se quedó en la Academía y jugó contra Atlético Tucumán el pasado domingo 26 de enero en lo que fue la reanudación de la Superliga.

Barbie Blanco, directora de Relaciones Institucionales de Racing e hija del presidente del club, aclara a Revista Sendero que “sin una condena efectiva, no se le puede impedir el trabajo a nadie». La inclusión del jugador generó un amplio repudio en las redes sociales, especialmente de parte de los hinchas de Racing.  ¿Qué pasó con el protocolo? Todavía no hay novedades.

 

Jonatan Cristaldo jugó los 90 minutos de la final de la Copa Superliga Argentina que Racing le ganó a Tigre en diciembre pasado.

Hay muchas mujeres que están cada vez más comprometidas contra la violencia de género en los clubes, pero en general a los dirigentes no es algo que les preocupa. Es más, si se deja de hablar mejor”, dice la periodista Mercedes Funes en diálogo con Revista Sendero.

 

¿Por qué los jugadores siguen jugando como si no hubiese pasado nada?  

 

—Los jugadores son poderosos, cobran una fortuna y con la banca de la barra y de la comisión directiva logran que quienes deban ser sancionados no se hagan cargo y se escondan en el proceso judicial.

 

En el caso de Cristaldo, por las redes sociales la gente se manifestó muy en contra del cómo el club manejó la situación. ¿Cuánto ayuda esto?  

 

—La acción en redes sociales no es suficiente. Si no se toma una acción más ejemplar, el hecho queda impune. 

 

¿Qué tan importante fue la profesionalización del fútbol femenino para visibilizar a las mujeres en los clubes?

 

—El crecimiento del fútbol femenino ayuda a que con el tiempo cambie la cultura. A medida que las mujeres vamos teniendo roles más decisivos, generamos más oportunidades de pelear por este tipo de situaciones. En Boca las mujeres influyeron mucho en las elecciones. Se ganaron, como en River, un lugar a fuerza de ir contra todo.

 

En el fútbol argentino Vélez, Rosario Central y Estudiantes de La Plata se destacan en la lucha contra la violencia de género. “No sé cómo los clubes no responden cuando pasan estos casos. Para nosotros es muy importante y creemos que todas las comisiones directivas se tienen que capacitar en lo que es perspectiva de género. Principalmente, desde AFA se tendría que crear una secretaría de género donde exista un protocolo de prevención y actuación en caso de violencia contra las mujeres y diversidades. Es muy importante que todos los clubes se comprometan y que no sigan defendiendo a estos machirulos, que por ser jugadores están en una cajita de cristal”, opina Carolina Fabiano, integrante de la secretaría de Género de Rosario Central, sobre el caso de Jonatan Cristaldo en una charla con Revista Sendero.

 

Feminista en Falta, el libro escrito por Mercedes Funes, es un ensayo que hace foco en las contradicciones de la “revolución en marcha”.  

 

“El fútbol es muy machista. En nuestro caso, tenemos mucho deporte y hay que trabajar con todas las actividades. El fútbol pareciera que es todo. Es la parte económica, porque Vélez por supuesto que vive del fútbol, pero después tenemos casi 30 actividades deportivas, además del colegio y la universidad. Al ser tan grande el club, no podés no tener una perspectiva de género y un pensamiento acorde a la actualidad. A veces es responsabilidad de los hombres no salir a bancar este tipo de cosas”, agrega Paula Ojeda, responsable del área de Violencia de Género de Vélez, creada en mayo del 2018. 

 

Vélez fue el primer club en tratar la problemática en el fútbol argentino. Su directora Paula Ojeda es abogada con dos Másters Internacionales en la materia. 

 

A su vez, bajo la consigna “Estudiantes grita Ni Una Menos”, el club de La Plata creó en agosto de 2018 la Subsecretaría de Género y Diversidad. “Logramos constituir un equipo profesional para brindar contención legal y psicológica a quienes la solicitan. También contamos con docentes y comunicadoras que se encargan del diseño y ejecución de propuestas educativas y la confección de piezas de difusión de contenidos sobre las temáticas de nuestra incumbencia. También establecimos y fortalecimos vínculos con otras colectivas de diferentes instituciones deportivas del país, con quienes compartimos encuentros de intercambio y coordinación de acciones conjuntas”, cuenta con orgullo Paula Aberastegui, desde las oficinas de Estudiantes de La Plata. 

 

El 22 de agosto de 2018 la Asamblea de Estudiantes de La Plata aprobó la creación de la Subsecretaría de Género. 

Desde Central, Carolina Fabiano alienta  que cualquiera que esté dispuesto a trabajar será bienvenido en las oficinas del Canalla: “Siempre invitamos a gente de afuera a que participe y se comprometa”. Por otro lado, aunque su directora clasifique al área como algo “más dedicada a los socios”, desde Velez Paula Ojeda asegura que “si viene alguna persona del barrio que necesite la asistencia, ayudamos”. “Es un espacio de trabajo profesional interdisciplinario, al que pueden acudir socios, hinchas, trabajadores y deportistas del club para canalizar cualquier cuestión vinculada a la temática que trabajamos”, complementa desde Estudiantes, Paula Aberastegui. 

 

Las Integrantes de la Secretaría de Rosario Central en la marcha del #NIUNAMENOS del 4 de junio.

El paso adelante dado inicialmente por Vélez, y luego por Rosario Central y Estudiantes, parece tener un efecto positivo. Según Ojeda, desde Newell´s Old Boys, River, Temperley y Argentinos Juniors se acercaron a preguntar sobre el trabajo de la abogada en Vélez para replicarlo en sus respectivas instituciones: “En octubre, a Argentinos Juniors le dieron el ok para el protocolo de acción contra casos de violencia de género, en el que yo colaboré. Todavía tiene que pasar por la asamblea del club, pero ya está en proceso”. Por otro lado, la flamante dirigencia de Boca estrenó este año el departamento de Inclusión e Igualdad. 

 

El reclamo de las calles se hace cada vez más presente: ¿Tendremos algún día un fútbol con perspectiva de género?

 

POR: FRANCISCO BLASSON

Revista Sendero

One comment

  • Muy bueno el artículo, sobre todo por el enfoque, machismo en el deporte es muy fuerte principalmente en los que se juega en equipo, aún no comprenden la gravedad de la violencia contra las mujeres. Saludos

Responder a Silvia Cancelar respuesta